Terror en las piscinas, nunca lo habrías imaginado

#Málaga #Marbella #Gafasdesol #Óptica #Optometrista #piscina

peligro salubridad piscinas

Cercana ya la temporada estival solo pensamos en esos momento de descanso y disfrute al lado de la piscina, es sabido por todos que el uso de estos lugares recreativos hay que extremar las precauciones para no sufrir accidentes, pero además las piscinas ocultan un horrible y oscuro secreto.

Al acudir a la playa o piscina nunca debemos olvidar nuestras gafas de sol preferentemente adquiridas en una óptica para evitar dejar nuestra salud visual en manos de la buena fe del mercader y también es recomendable llevar colirios humectantes (lágrimas artificiales) para contrarrestar los efectos de los ojos rojos de la piscina, este hecho es debido a una inflamación de la membrana conjuntiva por la exposición del ojo a los químicos que hay disueltos en el agua, ¿pero sabemos realmente que hay en el agua de nuestras piscinas?

Antes de preguntarnos por las causas, debemos saber que pasado un tiempo prudente si la irritación ocular continua es recomendable acudir al oftalmólogo.

También nunca debemos olvidar retirar las lentillas antes del baño por el alto riesgo existente a contaminarse con hongos y bacterias acuáticas que pueden derivar en una infección o algún tipo de lesión de córnea.

Además en las piscinas se da un proceso químico que genera una sustancia llamada cloraminas, esta horrible sustancia es la causante real del enrojecimiento de los ojos y se crea a partir de la reacción que genera el cloro al entrar en contacto con orina y el sudor. Por lo tanto si notamos en la piscina un olor fuerte como a desinfectante en realidad es la combinación de orín, cloro y sudor y lo más recomendable es dejar el baño para otro momento o ir a la playa.

Por eso en todas las piscinas es obligatorio la ducha antes y recomendable después del baño sabiendo lo que ocurre en ellas, este hecho es agravado en aquellas piscinas cubiertas que tienen altas temperaturas donde incluso las cloraminas bajo la forma de tricloramina pueden llegar a provocar irritaciones cutáneas y problemas en las vías respiratorias.

Fuente: Internet Interdisciplinary Institute, Universitat Oberta de CAtalunya (UOC), Hug March.