Sopas frías malagueñas

Frente al calor extremo cabe recordar las delicias del arte culinario malagueño, recetas que perduran por años y nos ayudan a contrarrestar las inclemencias meteorológicas sufridas durante la temporada estival. Es común durante los meses de verano encontrar en los hogares de la localidad platos típicos como el gazpacho, la porra y el ajoblanco.

El gazpacho:

El gazpacho es un plato sencillo que utiliza ingredientes básicos, tomate, pepino, cebolla, pimiento verde, sal, aceite de oliva y agua fría.

Preparación

  • No existen cantidades fijas por lo que las cantidades pueden variar al gusto de igual forma que podemos agregar diferentes especias, aunque esto daría lugar a variantes de la receta original.
  • Cortar las hortalizas lo más pequeño que podamos y verter en un bol, remover conforme echamos un poco de agua fría, aderezar con un toque de orégano natural.
  • Antes de servir cortar un trozó de pan en daditos.
  • Pasar por la batidora, conservar en el frío.

Esta misma receta sin pepino, cebolla y pan pasada por batidora da lugar a otra nueva receta llamada zoque.


La porra antequerana:

Ingredientes

  • Pan cateto
  • 4 tomates maduros
  • 2 pimientos verdes
  • 1 diente de ajo
  • Un chorrito de vinagre
  • Sal
  • Huevo cocido (guarnición)
  • Atún o jamón serrano picado (guarnición)

Preparación

  • Trocear el pan y poner a remojar en un recipiente
  • Pelamos los tomates.
  • Trocear las hortalizas para pasarla por la batidora.
  • Escurrir el pan sin que quede demasiado seco.
  • Verter aceite de olvia, vinagre y sal al gusto.
  • Dejar enfriar durante algunas horas en el frigorífico antes de servir.
  • Finalmente servir junto con la guarnición para que cada comensal se sirva a su gusto.

*Si deseamos obtener una textura más suave retirar las semillas y piel de los tomates, de los pimientos solo la semilla.

*Para evitar que el ajo se repita y además obtener un sabor más suave retirar el corazón del ajo o brote verde central.

*Recuerden el pan ha de ser del día anterior y se ha de añadir el aceite al final para evitar emulsión en la mezcla.


El ajoblanco:

De origen incierto se cree que en los tiempos de Al-Ándaluz se tomaba una sopa similar a la que conocemos hoy día.

Ingredientes

  • 200gr. de almendra cruda
  • 2 dientes de ajo pequeños
  • 150gr. de miga de pan de cateto duro
  • 1 litro de agua fría
  • 100ml. de acete de oliva virgen extra
  • 30ml. de vinagre de Jerez
  • Una pizca de sal (al gusto)

*100 ml de leche de almendra (opcional)

Preparación

Retirar la corteza del pan y poner a remojar si esta duro. Dejar que repose hasta que la miga se ablande.

Hervir un cazo de agua caliente, colocar las almendras en un colador para escaldar las almendras con el aguar hirviendo en el fregadero, esto facilitará la eliminación de la piel.

Emplearse con el mortero y almirez para conseguir la receta típica aunque podemos usar la batidora para conseguir más suavidad.

Quitar el centro al ajo y echar de medio a un ajo por persona según gusto.

Añadir el pan remojado y hacer una pasta a la cual añadiremos aceite hasta ligarla, posteriormente añadimos vinagre y finalmente agua fría.

No dejes de visitarnos, da like si te gusta la publicación, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *