La sardina Manolita

#Málaga #Marbella #Gafasdesol #ÓpticaenMálaga #ÓpticaenMarbella

Sardina Manolita

El espeto, un manjar de pobres que ahora atrae gentes de todo el mundo. Fueron los pescadores quienes tras la dura jornada preparaban los espetos alrededor de una moraga con las cañas cercanas a la orilla de las playas, aunque realmente el espeto puede estar hecho de cualquier tipo de pescado que este ensartado por la caña. Aunque popularmente se relaciona al espeto con la sardina, pero este jugoso manjar tiene un secreto ahora desvelado.

¿Podrían los espetos de otros lugares del mundo competir con el espeto malagueño?

Pues no, por que aquí en Málaga tenemos la auténtica sardina Manolita una variedad especial un poco más pequeña que ofrece un suculento sabor que la diferencia de las demás con la particularidad que solo puede encontrarse a la venta entre los meses de Mayo y Agosto en la Lonja de la Caleta de Vélez.

Desde Centro Óptico Sur nos gustaría recomendarle el uso de gafas de sol ante una exposición continuada a la radiación solar, visite nuestra óptica de Málaga o nuestra óptica en Marbella.

¿Otras formas de disfrutar de las Manolitas?

Gracias a nuestras sabias abuelas, el sabor popular perdura en el tiempo y podemos disfrutar de este manjar en diferente recetas, tan solo hemos de acercarnos a algún mercado malagueño para realizar la compra de la Manolita.

Receta sardina Manolitas

Ingredientes:

  • Medio kilo de sardinas.
  • Doce granos de pimienta negra
  • Dos hojas de laurel
  • Cuatro cucharadas soperas de vinagre de vino
  • Una cucharadita pequeña de sal.

Preparación:

Quitar las tripas y cabeza agarrando con toda la mano el pescado y con los dedos indice y pulgar presionar debajo de la cabeza y por debajo de las agallas tirando hacia atrás para destriparlas de una sola pasada, para terminar pasar el dedo para asegurarnos que el buche quedó totalmente vació.

Enjugar con abundante agua hasta que no quede rastros de sangre y posteriormente depositar en escurridor.

En una cacerola ponemos la sardinas, echamos sal, vinagre, los granos de pimienta negra el laurel y para terminar cubrimos con aceite de oliva virgen.

Poner en al fuego hasta alcanzar la ebullición y mantenerla durando uno o dos minutos.

Dejar enfriar y meter en un bote o lata donde el producto quede totalmente cubierto por el aceite e introducir en la nevera para poder disfrutarlos durante cuatro o cinco días posteriores.

Buen provecho y no olviden sus gafas de sol este verano.